Inicio CDS y Cáncer Vídeos Ensayos Clínicos Protocolos Casos Clínicos Ficha Técnica Bibliografía
Share on Facebook Share on Twitter Share via e-mail Print

Comparte esta página aquí

Composición Química Diferencia CDS y MMS Efectos anti-patógenos MMS/CDS y el Cáncer

Ficha Técnica

Resumen


El dióxido de cloro es un gas amarillo verdoso y es creado cuando se activa el Clorito Sódico con un ácido (ver Composición Química) . Es muy diferente del cloro elemental, (ver abajo) tanto en su estructura química como en su comportamiento. Una de las cualidades más importantes del dióxido de cloro es su alta solubilidad en agua, especialmente en agua fría. El dióxido de cloro no se hidroliza al entrar en el agua; Sigue siendo un gas disuelto en solución. El dióxido de cloro es aproximadamente 10 veces más soluble en agua que el cloro. (Wikipedia). Según estudios toxicológicos de la EPA (U.S. Environmental Protection Agency) el dióxido de cloro no deja residuos, ni se acumula en el cuerpo a largo plazo.

Para su consumo y potabilización del agua, el Dióxido de Cloro es capturado dentro de agua mediante un proceso de fabricación. Dicho líquido se debe mantener a una temperatura por debajo de los 11ºC para evitar la evaporación del gas.

Efectos


Los efectos del Dióxido de Cloro en el cuerpo humano se pueden dividir en dos partes principales:

Alcalinizante: Aporta una gran cantidad de oxígeno al espacio intersticial (espacio alrededor de las células) favoreciendo la vida de las mismas y ayudándolas a estar sanas y evitar enfermedades. Es el alcalinizante más potente conocido y al aportar dicho oxígeno, las células de nuestro organismo pueden generar energía y metabolizar correctamente (ver abajo).

Anti - patógeno: El Dióxido de Cloro usa patógenos (virus y bacterias) durante su proceso de oxidación pero sin afectar a las células del cuerpo humano. Por eso se llama un oxidante selectivo. (Es la razón que se usa como esterilizante y para potabilizar el agua). Explicado de forma sencilla, todo proceso de oxidación ocurre a un determinado voltaje.

Todo tejido vivo “soporta” un determinado voltaje, y por encima del mismo empieza a oxidarse, o destruirse.

El Dióxido de Cloro oxida por debajo de nuestros tejidos, pero por encima de los tejidos de virus y bacterias y por esta razón es capaz de destruir patógenos sin dañar las células del cuerpo humano. La tabla abajo hace una comparación con otras sustancias oxidativas.

Las células del ser humano se oxidan a 1,3 voltios, pero el Dióxido de Cloro oxida a 0,95 voltios, sin afectarlas.

Además, el Dióxido de Cloro tiene la mas alta capacidad oxidativa conocida (ver columna a la derecha) y por esta razón es tan eficaz.

El Dióxido de Cloro y las enfermedades

Una célula sana:


El Dióxido de Cloro aporta ambas cosas, permitiendo que un cuerpo esté sano y en condiciones para luchar contra enfermedades o situaciones externas de estrés.

Abajo tenemos una entrevista con el conocido oncólogo el Dr. Marti Bosch en Discovery Salud que lo explica con claridad.

Comercialización


Cómo todo producto, su uso varía según la concentración y la dosificación. Se puede usar desde un blanqueador industrial hasta un método para potabilizar el agua, o para tratar enfermedades. Además, su uso cómo colutorio (enjuague bucal) es muy extendido y existen numerosos productos comerciales que lo emplean.

El ejército de los EE.UU. lo usa como desinfectante para quirófanos y potablizador de agua, además de luchar contra el Ebola (VER Web del ejercito de los EE.UU). En el artículo citado, exponen “Se le atribuye haber salvado la vida de dos misioneros médicos estadounidenses que contrajeron Ebola en julio pasado”. La empresa de aguas Madrileña, Canal Isabel II, lo inyecta en el agua para neutralizar patógenos.

El ensayo clínico publicado en la Web del Instituto de la Salud de los EE.UU. Pubmed cita lo siguiente:

“Recientemente, las organizaciones mundiales de salud pública, como Médicos sin Fronteras (MSF), la Organización Mundial de la Salud (OMS), Salud Pública de Canadá, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y el gobierno de los EE. UU. Han desarrollado una tecnología de descontaminación novedosa, liviana, compacta y reutilizable para esterilizar dispositivos médicos contaminados con ébola en sitios clínicos remotos que carecen de infraestructura en regiones afectadas por la crisis en África Occidental. La base para efectuar la esterilización con FDK es el dióxido de cloro (ClO2)

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26322021

Actualmente, el Dióxido de Cloro está incorporado en un numero de patentes para usos curativos y de tratamiento de aguas y esterilización (VER).  

Virus del Ébola

Toxicidad


En las cantidades recomendadas, el Dióxido de Cloro NO es tóxico para el consumo humano (Ver “Ensayos Clínicos”). Para entender mejor éste aspecto, abajo ponemos una entrevista con la Dra. La Puente, Catedrática de la Universidad de Alicante.

Uso médico


Actualmente, el Clorito Sódico (componente base del Dióxido de Cloro) es permitido y autorizado por la Agencia Europea de Medicamentos como “Medicamento Huérfano”. Un medicamento huérfano es un medicamento que no resulta rentable para las farmaceuticas y se liberaliza su uso para la población. Además su uso está legalizado en Alemania y Suiza.

LEER PDF ORIGINAL

En los EE.UU. está en la segunda fase de ensayos clínicos para el tratamiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (VER) inyectado de forma intravenosa.

Además, se ha usado durante años como colutorio comercial (ver arriba).


Clorito Sódico y Lejía


Cuando los medios sensacionalistas buscan desprestigiar el Dióxido de Cloro, a menudo comparan su base química, el Clorito Sódico, con lejía. Los dos elementos son totalmente diferentes y citamos a la Dra. Forcades en un comunicado oficial explicándolo:

El MMS no es LEJÍA

Carta de Teresa Forcades, monja benedictina, médica y Doctora en Salud Pública.

19 de octubre de 2018

A quien pueda interesar

El MMS es Clorito de Sodio (no hipoclorito de sodio, que es la lejía; ni tampoco cloruro de sodio, que es la sal de mesa normal y corriente).

El Dr. Robert G. Miller y el Dr. Jonathan Katz de California (California Pacific Medical Center) son los investigadores principales de un estudio sobre los efectos del clorito de sodio en la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que empezó el 9 de junio de 2016 y se completó el 12 de diciembre de 2017 (el identificador del estudio es NCT02794857). Los resultados no han sido aún publicados.

En este estudio han participado 138 pacientes. La mitad ha recibido clorito de sodio y la otra mitad placebo. El clorito de sodio no lo han recibido por vía oral (como el MMS) sino inyectado en la vena. La dosis de clorito de sodio que han recibido es de 2 mg/kg.

Las dosis de MMS son por vía oral y van de 0,001 a 0,01 mg/kg (es decir, son de 2.000 a 200 veces inferiores a la dosis usada por vía endovenosa en este estudio).

En el estudio de Miller y Katz han participado 21 centros médicos y hospitales de los EEUU y 1 del Canadá. Entre ellos encontramos algunas de las universidades, clínicas y hospitales más prestigiosos del mundo, como por ejemplo la Universidad de Columbia, la Clínica Mayo o el Massachussetts General Hospital. Que estas universidades, clínicas y hospitales hayan participado en el estudio significa que sus comités de ética han aprobado que a la mitad de los enfermos que deseen formar parte del estudio se les inyecten en vena 2 mg/kg de clorito sódico.

Teresa Forcades i Vila

Médica y Doctora en Salud Pública

NOTA LEGAL: Esta Web no pretende diagnosticar enfermedades o aconsejar tratamientos médicos. El contenido de esta Web es puramente informativo. Debemos tener en cuenta que el consumo del Dióxido de Cloro y el Clorito Sódico como medicamento está prohibido en algunos países. Ante cualquier duda, consulte con un médico.

 Dra. La Puente, Catedrática de la Universidad de Alicante

Mail: info@dioxidodecloro.wiki?subject=Petición de dioxidodecloro.wiki