Efectos anti-patógenos

Efectos anti-patógenos

En este vídeo, podemos ver como el Dióxido de Cloro actúa contra patógenos como bacterias en el cuerpo. (En inglés, activa los subtítulos de YouTube).

“Las bacterias son esos minúsculos seres, mil veces más pequeños que un milímetro, llamados procariotas por no tener siquiera núcleo dónde guardar su material genético, su ADN.

Fueron la primera forma de vida en aparecer en nuestro planeta, y desde entonces, no han parado de evolucionar. Son omnipresentes, están en todas partes: en el agua, en el aire, en los suelos, en los dientes de algunos guarros, en nuestro intestino…

Todas las bacterias son capaces de organizarse para protegerse y sobrevivir, formando EL BIOFILM, el ejército bacteriano. Primero, una bacteria aventurera se une a una superficie (como por ejemplo, nuestras células del intestino), se ancla para siempre, y empieza a reproducirse. Cuando ya son una buena cantidad, empiezan a formar la Matriz Extracelular Polimérica. Un entramado de trozos de proteína, de azúcares, de ADN… todo lo que las bacterias tienen dentro lo expulsan, para protegerse y anclarse a la superficie: el moco protector.

Ese moco protector mantiene a las bacterias bien protegidas y es el causante principal de hacer de las bacterias un enemigo tan terrible. Pero, ¿ese moco es inquebrantable? ¿No hay manera humana de luchar específicamente contra él, disolverlo, y hacer así a las bacterias más vulnerables a los antibióticos y a nuestro sistema inmune?”

Artículo procedente del periódico El Mundo, Sección Ciencia
“Biofilm, el ejército bacteriano”
10/07/15 ENLACE

¿Cómo actúa el Dióxido de Cloro?

Como oxidante selectivo, el Dióxido de Cloro emplea los patógenos en el Biofilm para completar su proceso oxidativo. De esa manera, elimina dichos patógenos, destruyendo el biofilm pero de forma selectiva, sin dañar los organismos beneficiosos para nuestro cuerpo, como por ejemplo nuestra microbiota intestinal.

Capacidad oxidativa del Dióxido de Cloro
LinkedIn
Share